Entradas desordenadas:

Facebook no facilita la posibilidad de rescatar entradas antiguas con comodidad, así que el desorden cronológico con que se suceden en este blog se debe a ello. Sólo con tiempo y paciencia se puede ir cada vez más atrás localizando reflexiones y pensamientos dignos de ser recuperados; la búsqueda resulta muy cansadora. Este blog hace una selección de la participación de Brigantinus desde su inicio.

lunes, 21 de marzo de 2016

¡Sólo quiero hablar MI lengua!

Cada idioma es una ventana desde dónde se mira al mundo con una perspectiva diferente de ahí que todos los idiomas tienen algo que aportar, de la misma forma que lo que se ve por cada ventana de un edificio es el mismo paisaje, pero en el que se divisan cosas algo distintas.

El rechazo que sentimos en España, igual que en otros países, hacia el aprendizaje de lenguas es una combinación tóxica de pereza y soberbia.

Y en este sentido pensaba, hace años, que en algunas partes de España, como en Cataluña, se abría una perspectiva nueva en tanto el bilingüismo se hacía, por primera vez oficialmente, una realidad abarcadora e integradora. Mis esperanzas se fueron por el suelo al contemplar el resurgimiento del añejo tribalismo hispánico y el forcejeo por imponer exclusivamente una lengua sobre la otra; aquí el catalán sobre el castellano, so pretexto, mentiroso, de la relativa debilidad del catalán. 

Lo que ahora queda claro de aquella defensa del bilingüismo, que viví en los últimos años del franquismo y los primeros de la democracia, era, simplemente, una trampa política para arribar con el tiempo a un nuevo monolingüismo sustitutivo del anterior.

En uno de los libros de Umberto Eco, “La búsqueda de la lengua perfecta”, Crítica 1999 (1993), el autor, en el último capítulo habla del enriquecimiento que proporciona el conocer y el compartir lenguas. Y en este capítulo se menciona como una lengua desconocida, fuera del reducido círculo territorial dónde se habla ( ver ) presenta rasgos que son muy atractivos para cualquiera que se interese por ellos. 

Eco recuerda la jesuita Ludovico Bertonio que ya en 1603 publicó “Arte de lengua aymara”, seguido en 1612 de su “Vocabulario de la lengua aymara”. El sacerdote observó que ésta era una lengua de extraordinaria flexibilidad, con gran capacidad de crear neologismos y como idioma resultaba particularmente notable para expresar abstracciones

Estudios más recientes, continua Eco, demuestran que el aymara se basa en una lógica trivalente, a diferencia de los idiomas europeos que utilizan una lógica bivalente, verdadero/falso, y que por lo tanto es capaz de expresar de manera sencilla pensamientos que para nosotros requieren “engorrosas perífrasis”.

Más aún, la flexibilidad del aymara lo convierte en lo más cercano a la “lengua perfecta” en tanto es capaz de expresar cualquier pensamiento producido en otras lenguas “mutuamente intraducibles”, con el único inconveniente que lo que puede expresarse en aymara no siempre es posible contarlo, literalmente, en nuestras lenguas; lo cual hace que la traducción tenga mano única y no de ida y vuelta. 

Sin embargo esta lengua es minusvalorada en los países como Perú, Bolivia y Argentina, donde parte de la población la habla. Aquí veo la huella nefasta de nuestra ascendencia que al colonizar esas tierras llevó también la soberbia y la ignorancia instalada en el corazón de los conquistadores y predicadores. 

¡Qué pena que en Cataluña los nacionalistas quieran, por todos sus medios abortar un bilingüismo natural, enriquecedor y que promueve, por su sola presencia, el interés por conocer no solo dos lenguas, sino de ir más allá para conocer todas aquellas que están a nuestro alcance.


Un ejemplo muy ilustrativo, nada esperanzador, de que un pensamiento exclusivista, aunque se oponga a otro pensamiento exclusivista, no por eso se hace más abierto. Lo opuesto a la tontería, en la práctica, puede ser otra tontería… de color diferente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario