Entradas desordenadas:

Facebook no facilita la posibilidad de rescatar entradas antiguas con comodidad, así que el desorden cronológico con que se suceden en este blog se debe a ello. Sólo con tiempo y paciencia se puede ir cada vez más atrás localizando reflexiones y pensamientos dignos de ser recuperados; la búsqueda resulta muy cansadora. Este blog hace una selección de la participación de Brigantinus desde su inicio.

jueves, 17 de marzo de 2016

El "problema" catalán

14.3.2016

[Sobre el supuesto “odio a España” que caracteriza a la escuela catalana actual]

Como persona que ha vivido in situ la educación en Cataluña durante algunas décadas puedo dar mi opinión que, naturalmente, no tiene porque ser compartida; pero es simplemente lo que viví, sin apasionamiento de ninguna clase. 
No se enseñó, en ninguna de las escuelas dónde estuve desempeñando diversas funciones (desde profesor a director) "odio a España", esto me parece erróneo afirmarlo, contribuye a la desinformación del país y por supuesto no sirve para entender nada de lo que sucede por estas tierras. 
En cambio si se enseña, de manera sutil (en lo que podríamos llamar 'el curriculum invisible'), un amor a la tierra que contiene historias de viejas "humillaciones", expoliaciones, y otras injusticias. Nada diferente a las historias nacionalistas muy propias de los países iberoamericanos. 
Y he aquí el veneno que se instila delicadamente en los oídos de los infantes. Veneno que, por otra parte, no es diferente al que probablemente (no lo se directamente pero si por lecturas) se deja caer en las tiernas cabezas de los británicos, los franceses y demás naciones. 
La cuestión central radica en que para los nacionalistas catalanes España no es su nación, y se ponga como se ponga, nunca lo será. 
Y los gobiernos centrales siempre han sido ciegos a esta perspectiva radicalmente diferente, creyendo que son cosas de aldea (pueblo chico infierno grande) y que esas tonterías sólo sirven para que los adolescentes borrachos de hormonas hagan sus primeras armas en la política. 
Resumiendo: ¿Odio a España? rotundamente no ¿Visión sesgada nacionalista dónde existe un "nosotros" y un "ellos? rotundamente sí. 
¿Solución? ninguna
España, y yo me identifico con España básicamente por haberme criado en el extranjero, y fuera de este país tan friki España existe aunque los nativos no se lo crean, y por considerarme español con placer y con gozo de tener una identidad que considero agradable aunque sumamente imperfecta, veo que no existe solución posible. 
La única media solución que en realidad es sólo un ir tirando es la que sabiamente esbozó Ortega ya hace tiempo y que sigo considerando la proposición más inteligente que hasta ahora he leído: el problema catalán no se soluciona, se conlleva. (*)
Sí de la misma manera que el problema vasco, el gallego, o el sunsum corda; nuestra España es así, un ramillete de gente mal avenida, cordial y amante de la buena vida, que sólo se reconoce como identidad propia en una pequeña parte de su población y que así va atravesando los siglos crujiendo por los cuatro costados. 

Gracias a Dios España tiene una mala salud de hierro, y yo, tengo que reconocerlo, siento cierto placer y tranquilidad al reconocerme como parte de este avispero. Los humanos somos muy raros.

Nota:
(*) 
Entrada del 27.12.2012

Muchas Gracias José. Es aquí dónde estaba el texto que me interesaba (quería leer toda la intervención de Ortega): 

"Pues bien, señores; yo sostengo que el problema catalán, como todos los parejos a él, que han existido y existen en otras naciones, es un problema que no se puede resolver, que sólo se puede conllevar, y al decir esto, conste que significo con ello, no sólo que los demás españoles tenemos que conllevarnos con los catalanes, sino que los catalanes también tienen que conllevarse con los demás españoles."

No hay comentarios:

Publicar un comentario