Entradas desordenadas:

Facebook no facilita la posibilidad de rescatar entradas antiguas con comodidad, así que el desorden cronológico con que se suceden en este blog se debe a ello. Sólo con tiempo y paciencia se puede ir cada vez más atrás localizando reflexiones y pensamientos dignos de ser recuperados; la búsqueda resulta muy cansadora. Este blog hace una selección de la participación de Brigantinus desde su inicio.

viernes, 25 de marzo de 2016

Releer

8.12.2014

Estos días, aparte de mis otras lecturas, empecé a releer -en orden cronológico- las novelas de Henning Mankell con el inspector Wallander como su figura principal. Las había leído allá por el 2002, 2003 y los siguientes años en que se publicaron; por cierto de manera desordenada, lo cual dificultaba la comprensión de los cambios que sufrió el protagonista. Voy por la cuarta: "El hombre sonriente"; las tres primeras son, en este orden: Asesinos sin rostro, Los perros de Riga y La leona blanca.

Conservo todas las novelas de la serie hasta la última, mejor dicho la penúltima, porque Tusquets editó al final otra que no se ajusta a la serie citada. Ésta última no la leí, me doy por satisfecho con todas las que tengo en dónde llega Wallander a su estado final, cuando se inicia su Alzheimer.

Lo que me alegra es que apenas recuerdo detalles secundarios pero sin que me quiten para nada el placer de volver a descubrir la historia como si la leyera por primera vez.

Es algo que he hecho varias veces en mi vida cuando topé con un autor especial; luego de leerlo, dejar el libro en maceración varios años (o décadas) y luego retomarlo una vez que creo haberlo olvidado en todo o en parte.

Estas lecturas me ofrecen un placer singular ya que no sólo vuelvo a leer un libro que sé que me ha gustado sino algo más sutil, algo que se relaciona con el tiempo en que lo leí por primera vez.
No conozco a nadie de mi entorno que haga lo mismo, a pesar de recomendarlo cuando surge alguna oportunidad. 


Me pregunto a que se debe esa regla invisible que algunos siguen: no releerás. Incluso aunque uno se acuerde de todo, o casi, ciertos libros lo merecen; sólo las novelas del género policíaco, y similares, conviene que el tiempo sea más largo. Me pregunto una y otra vez ¿Por qué la gente no relee? No termino de entenderlo

No hay comentarios:

Publicar un comentario