Entradas desordenadas:

Facebook no facilita la posibilidad de rescatar entradas antiguas con comodidad, así que el desorden cronológico con que se suceden en este blog se debe a ello. Sólo con tiempo y paciencia se puede ir cada vez más atrás localizando reflexiones y pensamientos dignos de ser recuperados; la búsqueda resulta muy cansadora. Este blog hace una selección de la participación de Brigantinus desde su inicio.

viernes, 3 de febrero de 2017

El mejor momento de Europa

publicado el 3-febrero-2017

Sospecho que la Unión Europeo está pasando por el mejor momento de su historia. Y no es algo que se haya ganado a pulso sino debido a circunstancias históricas: el Brexit de Gran Bretaña y el advenimiento de Trump en EEUU.
Ambos hechos, combinados, equivalen a meter los dedos en el enchufe; el calambre resultante es perfecto para despertar hasta al más dormido.
Con el Brexit la Unión se quita de encima a un poderoso país que nunca quiso la Unión; un verdadero saboteador de sus objetivos últimos; un gobierno maquiavélico capaz de frenar el proceso de integración para convertirlo en una máscara sin contenido. Gracias a su "opinión interna", Dios sea loado, nos quitamos de encima a este "amigo" histórico de la desunión europea.
Con Trump, y sus excelentes malas maneras, la Unión se ve enfrentada con la cruda realidad política contemporánea; ya no puede refugiarse alegremente bajo las faldas de mamá y darse el lujo de no tener ni ejército fiable ni política exterior creíble. Gracias a la benevolencia del gran amigo americano se podía estar en la infancia perpetua de Peter Pan haciendo de comparsa de la política estadounidense y de charanga de los derechos humanos universales.
Es duro tener que modificar el presupuesto para pagar la parte razonable que le corresponde en la OTAN y otras alianzas que hasta ahora alegremente compartía, total era el sufrido ciudadano americano el que apechugaba con los portaviones y las armas de primera línea. Pero Trump habla un lenguaje grosero y exige que el vasallo ponga su parte en la mesnada y se traiga, de casa, su armadura y su jamelgo... nada de chupar de la teta del señor (y su señora). ¡Ah! pero que grosero.
Claro que si uno tiene que traerse todo el equipo... entonces habrá que prestar más atención a la política entre países, porque ahora nos cuesta más cada confrontación. Ya no vale con enviar a la juventud desocupada al desierto a luchar por la libertad, ahora todo sale más caro, y por lo tanto tendremos que pensar a quién apoyamos, por qué lo hacemos y por cuanto tiempo durará el compromiso.
Lo dicho; gracias a los humores, nunca sean suficientemente loados, del pueblo inglés y a las insuficiencias culturales del ciudadano medio norteamericano... los europeos tendremos que empezar a pensar que hacemos, por qué lo hacemos, cuanto nos costará realmente y hacia dónde queremos ir.

¡Gracias a Dios, las crisis siempre traen una promesa bajo el brazo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario